Cine y management, ¿una imagen vale más que mil palabras?

Siete minutos de Gladiator (2000), de Ridley Scott, sirvieron a Pep Guardiola para motivar a su equipo antes de saltar al Olímpico de Roma en la final de la Liga de Campeones del año 2009 y derrotar al Manchester por 2-0.

Este es sólo un ejemplo que demuestra que las películas pueden ser una herramienta muy útil para el management, facilitando la motivación, la reflexión e incluso el aprendizaje.

La imagen siempre ha sido una pieza clave en la comunicación. El cerebro procesa antes las imágenes que las palabras; las imágenes constituyen un lenguaje en sí mismo y son capaces de expresar deseos y necesidades, transmitir ideas, sensaciones y situaciones. En este mismo sentido apunta Juan Carlos Cubeiro, experto en desarrollo de talento, liderazgo y coaching, quien dice que en el mundo actual es difícil asistir a una clase magistral o leerse un libro de 1000 páginas pero es muy fácil ver una película.

¿Quién no recuerda una película en especial que le hizo soñar, llorar, recordar? Enseguida un título o una escena viene a nuestras mentes: El Padrino (1972), Titanic (1997), Memorias de África (1985), La vida es bella (1997), son solo los primeros filmes que se nos ocurren.

Pero, ¿cuáles son las razones por las que el cine es una herramienta de management?

El cine crea un vínculo emocional

El cine habla a la parte emocional de las personas, consigue que empaticemos con personajes que no tienen por qué sernos cercanos ni cultural ni temporalmente. Las películas reflejan y evocan emociones y sentimientos universales que nos impactan e incluso nos marcan considerablemente. No solo nos permiten ver sino también vivir de manera emocionalmente cercana situaciones concretas y problemáticas de todo tipo. ¿Quién puede ver la escena final de Cinema Paradiso (1988) sin emocionarse? ¿Quién no recuerda al niño Totó convertido en un director de éxito viendo la cinta que su amigo Alfredo, el viejo proyectista del pueblo, le dejó como regalo?

El cine es una herramienta de reflexión y aprendizaje

Si queremos que se recuerden los mensajes en el tiempo de manera sostenida tenemos que introducir métodos de reflexión diferentes a la mera explicación teórica. ¿Por qué no hablar de inteligencia emocional con Intocable (2012) o enfocarse en un objetivo con Cadena perpetua, (1994) o La leyenda de Bagger Vance (2000)? En Cadena perpetua encontramos un compendio de lecciones sobre iniciativa, riesgo, liderazgo y compañerismo. A través de las últimas décadas del siglo XX estamos viendo cómo el cine aborda con cada vez mayor complejidad todos los nuevos problemas que afectan a las sociedades occidentales.

El cine es la forma de «arte» de mayor influencia del s. XXI

El dramaturgo italiano y crítico de cine Ricciotto Canudo fue el primero en etiquetar al cine como «séptimo arte» en 1911 en su ensayo “Manifiesto de las Siete Artes”, donde tomaba al cine como un «arte plástico en movimiento». Desde la antigüedad, se acuñaban bajo la categoría de «arte» a diferentes disciplinas que influyen intelectualmente en la sociedad hasta quedar a principios del siglo XX resumidas en seis artes. Y ese es uno de los efectos que tiene el cine en la sociedad, que nos influye. Si hoy nosotros seguimos denominando al cine séptimo arte es porque las historias que cuenta traspasan fronteras, culturas y crean referentes universales, transmitiendo con ello ideas y haciendo que nos identifiquemos con sus protagonistas.

El cine crea momentos de desconexión y catarsis

Después del estrés laboral nos merecemos concedernos un tiempo para el descanso mental. Con el cine conseguimos esta desconexión a la vez que visualizamos a través de imágenes claves que nos serán útiles a la hora de afrontar cambios. Aristóteles hablaba de la función catártica de la tragedia. Como decíamos en el anterior punto, cuando vemos una película muchas veces experimentamos dichas pasiones junto con los personajes, sin embargo, no tenemos temor a sufrir sus verdaderos efectos. En Lo imposible (2012) vivimos momentos de sufrimiento junto a la familia Álvarez Belón de los que, como ellos, salimos conmovidos, valorando mucho más a los que tenemos más cerca.

El cine es el arte de contar historias

Oliver Stone siempre ha dicho: «No soy un realizador tradicional, soy un contador de historias». Y así lo hace en Un domingo cualquiera (1999) o la emblemática Wall Street: el dinero nunca duerme (2010) entre otras muchas. Somos las historias que contamos y las que le suceden a las personas que viven a nuestro alrededor. Estas historias definen la potencialidad de nuestra existencia y nuestra personalidad, nuestra manera de pensar, nuestra ideología. Por eso nos gusta ver y escuchar historias. Desde tiempos remotos el ser humano ha sentido la necesidad de escuchar relatos y saber qué ha sucedido en el mundo, qué han vivido otros personajes reales o inventados. De ahí el origen de las leyendas que han perdurado a través de los siglos y el origen del periodismo. Porque una persona sin historia no existe. El cine nos enseña que hasta la persona más anónima tiene una gran historia detrás, por eso los protagonistas de las películas pueden ser personajes con vidas totalmente cotidianas o personajes cuyas acciones tienen más peso. Y de todos ellos podemos aprender algo. Todos pueden ser capaces de emocionar a alguien o de sentirse identificado por sus motivaciones.

Estas son las razones por las que el cine se está convirtiendo en una poderosa herramienta de management y de coaching. Te invito a que exploremos juntos este apasionante mundo volviendo a ver aquella película que ha sido, es y será importante en tu vida.

Un comentarios

  1. Yolanda Garzón-Reply
    6 Diciembre, 2017 at 12:03

    Estoy totalmente de acuerdo con el artículo, las imágenes, el cine, la historia que hay detrás, las emociones, los sentimientos … todo llega al que lo recibe de una manera distinta, impacta no solo en nuestra mente, razón, si no también en nuestro corazón.
    He tenido oportunidad de aplicarlo laboralmente y el resultado siempre ha sido positivo y de un mayor impacto comunicativo que un power point, email, discurso…
    Animo a que se practique, aunque como todo, sin abusar!

Deja un comentario

¿PODEMOS AYUDARLE?

Nombre y Apellidos*

Email *

Comentarios *