Este reportaje fue escrito por Rosa Carrizosa y publicado en el Diario Información de Alicante el día 19 de noviembre de 2017.

Ahora que la recuperación económica comienza a asentarse, las ofertas de empleo aumentan. Pero esta circunstancia no tendría que suponer una relajación a la hora de profundizar en la búsqueda de trabajo. Al contrario, los expertos inciden en la necesidad de «prepararse», porque «buscar trabajo es un trabajo en sí», reiteran muchos. Además, no recomiendan hacer una búsqueda indiscriminada, sino seleccionar el sector o la empresa a la que se presentará como candidato a ocupar el empleo ofertado. «No se puede ir a todo». Y como carta de presentación, el Currículum Vitae «tiene que ser vistoso y que transmita imagen»,señala Ana Fernández, socia de Barna Consulting Group, experta en procesos de selección de personal. Pero sobre todo, inciden en la importancia de la actitud ante la entrevista de trabajo. Aconsejan que esta sea «positiva», «sincera». Porque la «motivación por el puesto» es un factor a favor del aspirante», resume Ana Fernández. «En una entrevista de trabajo, el profesional comunica más aspectos de los que es consciente», advierte, por su parte, la empresa de recursos humanos Randstad, quien también señala, entre los matices en que se fija el empleador «la seguridad, la actitud positiva o el optimismo».

PREPARACIÓN

Informarse de lo que pasa en la provincia y en la economía local

Para iniciar una búsqueda activa de empleo no sería un buen consejo lanzarse a la aventura. La manida expresión «a ver qué pasa» se suele detectar en la disposición que se muestra en las entrevistas de trabajo. Los técnicos en procesos de selección aconsejan, primero, «leer periódicos o enterarse de lo que pasa en la ciudad, en la provincia y en el mundo empresarial local». Y después, «seleccionar e informarse sobre el sector o la empresa a los que se va a presentar el currículum. «No se puede ir a todo», reitera Ana Fernández. Randstad también cree que ante el gran número de ofertas disponibles, el aspirante se debe centrar en las que se adapten a su búsqueda y perfil.

Currículum «práctico y diferente»

Descartar el Currículum Vitae tradicional». La presentación «vistosa y llamativa, incluso con colores, con infografía y que transmita imagen es una diferenciación», aconseja la experta de Barna Consulting Group. «No es difícil prepararlo; hay muchas aplicaciones en los buscadores más conocidos», añade. Además de los datos profesionales, es conveniente incidir en los conocimientos: «cualidades, actitudes, intereses, vocación o rasgos» del candidato. También Randstad subraya que el currículum debe ser «práctico y diferente» y aconseja destacar las habilidades, la formación y la experiencia «de forma concisa y clara. Que no sea demasiado extenso y que esté actualizado».

Un vídeo que hable del candidato

A la hora de entregar el currículum se sugiere adjuntar un vídeo de unos minutos. Realizado, incluso, con el propio móvil. «El hecho de que hable de ti y que diga quién eres se valora mucho en los procesos de selección», incide Ana Fernández. Muchas empresas lo piden o lo hacen durante la prueba de selección.

Presencia en las redes sociales

Lo primero que hace un empleador es mirar si estás en Linkedin. Pero hay que estar de forma activa, no vale con tener sólo colgado tu perfil» en esta red social profesional. En este caso, la experta aconseja hacer entrar en foros y recomendar, en su caso, artículos que les hayan resultado interesantes. En general, estar en distintas plataformas, «moverlo a través de las redes sociales», también lo considera efectivo el informe de Randstad.

ACTITUD E IMAGEN

«El principal error es que no nos sabemos vender»

Para el momento de enfrentarse a la entrevista de trabajo, se aconseja acudir con una actitud positiva. «El fallo es que no nos sabemos vender. Nos cuesta mucho, al contrario de lo que sucede en otros países, como en EE UU», explica la experta Ana Fernández. Y hay que estar preparado para este momento, porque en la entrevista el empleador suele interrogar sobre los puntos fuertes del aspirante y las áreas de mejora. «Y a veces, resultamos muy humildes» en este aspecto.

Lista de los «puntos fuertes»

Las dudas a la hora de responder sobre los «puntos fuertes» no ayudarán. Se recomienda por ello hacer una lista de cado uno de ellos. «Quedarse callado no beneficia», incide la experta. «Ser proactivo, es clave en la entrevista», añade Randstad, que considera que «demostrar una actitud en que se propongan soluciones, aportando aspectos diferentes a los esperados, es un elemento muy demandado por las empresas».

Una imagen natural

Dar una buena imagen es clave. «Pero no es necesario arreglarse en exceso». Los técnicos recomiendan «ser natural», además de adecuar la imagen a la empresa a la que se va a presentar.

MOTIVACIÓN

Demostrar interés por la empresa y por el puesto ofertado

Los empleadores saben que cuando un candidato a ocupar un puesto ofertado acude a la entrevista de trabajo está inmerso en varios procesos de selección. «Pero no se tiene que reflejar en el caso de que se hayan recibido muchos rechazos», subraya Ana Fernández, quien por su experiencia, asegura que a las entrevistas «mucha gente acude triste. Y lo que se tiene que reflejar es que se está motivado. Es importante que se diga por qué se quiere trabajar en esa empresa y qué atrae del trabajo». Y pese a arrastrar una larga búsqueda de empleo, se aconseja trasladar la idea del interés expreso por esa empresa. El optimismo es otra de las claves que resalta Randstad, además de la seguridad. «Por dos razones, la primera, para no desistir antes de encontrar el empleo deseado. Y la segunda, para transmitir una actitud positiva al reclutador», añade.

Al margen del entrevistado, Ana Fernández también considera interesante la parte del empleador. El hecho de que «el que está buscando talento sea una persona que también transmita imagen de la empresa es importante».

Sinceridad, «sin tener que contar la vida al empleador»

Además de los datos profesionales que se incluyen en el currículum, en la entrevista de trabajo, el seleccionador necesita saber por qué se busca ese puesto. En este momento, se recomienda «ser sincero». No importa que se cuente que se está en varios procesos, pero sí es interesante destacar las razones personales por las que interesa el empleo, ya sea por ubicación o disposición de horario, «sin que se cuente la vida al empleador», advierte Fernández.

PREGUNTAS CLAVE

Prepararse para no quedarse con la mente en blanco

El diálogo entre seleccionador y candidato tiene, igualmente, otros momentos clave que al aspirante le convendría prepararse. «No hay nada más desilusionante que el entrevistador plantee si el aspirante tiene alguna pregunta y este diga que no», traslada Ana Fernández, quien aconseja -como recurso- llevar preparadas cuestiones acerca de la empresa como las secciones de trabajo, el número de empleados o las tareas concretas del puesto al que se opta, por ejemplo». Quedarse callado es uno de los peores enemigos en esta situación. Pero también cuando llegan las «preguntas difíciles», en caso de que se plantee realizar un test psicotécnico, un examen o una simulación sobre cómo se desenvolvería el aspirante el puesto de trabajo ofertado. «Hay que ser sincero, si no se sabe la respuesta o se queda en blanco, se dice». En este sentido, lo que evalúa el seleccionador no es tanto si la respuesta es correcta, sino la capacidad de reacción. Por ello, se aconseja preparar esta fase del proceso, incluso, contestar con preguntas acotando más la cuestión para dar tiempo a pensar una respuesta.

LO QUE NO HAY QUE HACER

No preguntar por vacaciones o sueldo, si no lo plantea el empleador

Es básico y de manual. En esta fase de la entrevista, los expertos aconsejan no preguntar por las vacaciones, el sueldo o el horario, a no ser que lo ponga sobre la mesa el empleador. A veces, el entrevistador lo plantea aludiendo a la «franja salarial» en la que se movería. Y en su caso, el candidato también debería llevar preparada esta cuestión, y contestar «refiriéndose, igualmente, a una franja salarial», hace hincapié Fernández. Si este aspecto no sale en este encuentro, no es aconsejable que se plantee, «porque saldrá en una segunda entrevista o en la confirmación posterior», explica la experta de Barna Consulting.

No resultar «pesado» en el seguimiento de la selección

Tras terminar la entrevista de trabajo, se puede hacer un seguimiento sobre el proceso. No obstante, se recomienda «dejar pasar un tiempo». Quince días es un periodo prudencial para mandar un email o preguntar por el resultado de la selección porque se demuestra que se tiene interés.

IDIOMAS

El dominio de otras lenguas como factor para el éxito

El conocimiento de idiomas «aumenta un 37% las posibilidades de un profesional a acceder a un empleo», según señala la empresa de recursos humanos Randstad. Según la compañía, la habilidad en desarrollar la actividad laboral en otra lengua «es una de las capacidades que más incrementa las expectativas de los candidatos para encontrar un puesto de trabajo».

HABILIDADES

Trabajo en equipo

Randstad también destaca entre las claves para encontrar empleo una habilidad que se valora por parte de las empresas como la capacidad para trabajar en equipo. Y en este sentido, plantea que el aspirante puede aludir a la experiencia previa como «situaciones en las que haya tenido que resolver algún problema con la ayuda de sus compañeros o dificultades superadas gracias al trabajo en equipo». Por otra parte, el último informe Infoempleo Adecco señalaba que «los canales más populares entre las empresas para difundir su oferta de trabajo son los contactos personales, seguido de los portales de empleo».

Deja un comentario

¿PODEMOS AYUDARLE?

Nombre y Apellidos*

Email *

Comentarios *