Para un importante cliente del sector de vestidos de novias, se realizó un proyecto de envergadura internacional en el que se trabajó con la red de ventas, poniendo foco en la multicanalidad y en la importancia del pasillo cliente.

Lo primero que se trabajó fue el modelo comercial, en el cual se realizó una valoración de la estructura comercial actual a 3 niveles: actitudes, competencias y habilidades (profesionales y técnicas).

De cara a la elaboración y definición del modelo de ventas, se hizo un análisis completo que abarcó todas las áreas clave: plan de negocio, políticas comerciales, red de ventas, procesos, metodología comercial y de venta, satisfacción y fidelización cliente.

A través de este análisis se obtuvieron outputs esenciales para la elaboración de las políticas comerciales, el diseño del plan de formación y la comparativa con la competencia.

En el marco de la satisfacción del cliente, a través de la investigación y el pre-análisis se elaboró un plan para mejorar esta faceta mediante el proceso de compra.

Los principales resultados fueron:

1. Mejora en la captación de nuevos clientes enfocándola hacia su fidelización.
2. Incremento de la vinculación de la base de clientes actual.
3. Reducción de la deserción de los clientes actuales.
4. Incremento en la venta y la rentabilidad de los clientes.
5. Establecimiento de una serie de indicadores capaces de medir los parámetros anteriores.

Con este cliente se trabajó con profundidad el pasillo cliente para aumentar el valor en el proceso de compra. De la misma forma, se analizaron los diferentes canales de venta para definir cómo y en cuáles se deben enfocar los recursos.