Para uno de nuestros grandes clientes del sector farmacéutico hemos realizado varios proyectos de formación y desarrollo de personas. Dentro de los cuales destacamos la creación de un programa de formación a medida sobre actitudes e inteligencia emocional dirigido a los equipos de delegados.

El objetivo principal era mejorar sus competencias profesionales para desarrollar procesos efectivos de venta, así como para generar cohesión y crear sentido de pertenencia con la compañía. Se puso especial atención a las técnicas de impacto e influencia, y se introdujeron técnicas novedosas como la gamificación y la participación de actores interactivos.

Debido al éxito de este programa y al volumen de delegados (más de 200 personas), se amplió el programa a otras divisiones, centrándose en el liderazgo interpersonal y en las “comunicaciones de impacto”. El resultado fue la transformación de la figura del delegado tradicional en un delegado consultor, desarrollando herramientas y técnicas tangibles para generar un verdadero impacto en los médicos.