Para una gran empresa de fabricación y distribución de alimentos se han realizado proyectos de consultoría y formación. Partiendo de un análisis de la funciones de las delegaciones, se llevó a cabo una revisión del modelo de gestión comercial para mejorar la eficiencia de la red de ventas, su estructura funcional y su coordinación interna.

También se trabajó en la optimización de los procedimientos de gestión de los recursos humanos comerciales en búsqueda de una mayor motivación, rendimiento y orientación a la consecución de los resultados (en especial las políticas de supervisión, evaluación, formación y comunicación).

Complementariamente, también se pusieron esfuerzos en mejorar el sistema de seguimiento y control de la actividad de venta y los resultados comerciales.

Por otro lado, se llevaron a cabo importantes acciones formativas. En este sentido, se impartieron diversos programas dirigidos a apoyar la implementación de los nuevos sistemas de gestión, así como a mejorar las habilidades directivas y de liderazgo en el colectivo de jefes y mandos comerciales.

La colaboración con el cliente resultó en una mejora en los resultados de ventas y en un mayor nivel de excelencia en la gestión comercial de la red.