Para el buen funcionamiento de una empresa se necesita un equipo vinculado, comprometido, con actitud positiva y que desarrolle todo su potencial.Pero realizar una buena gestión de equipos no es tarea fácil, porque para el buen funcionamiento de un equipo se debe tener en cuenta que, los métodos que funcionan para motivar a un empleado no necesariamente funcionan con otro.

 

Entonces, ¿Cómo se gestiona a personas tan distintas con motivaciones diferentes?

Primero se debe tener en cuenta que “lo que garantiza el éxito laboral en un 77% de los casos son las capacidades emocionales”. Es decir, la habilidad para gestionar las propias emociones y las de relación con los demás.

Por lo tanto, para mejorar la gestión de personas se deben evaluar los comportamientos y actitudes que éstas tienen, con el fin de tipificarlos y saber cómo gestionar cada estilo o perfil.

 

Ana Fernández, gerente en Barna Consulting Group, explica en el siguiente vídeo el funcionamiento del método DISC. En el vídeo se muestra el método aplicado a una empresa farmacéutica.

 

DISC es una herramienta que se basa en el comportamiento que cada persona demuestra en cuatro ámbitos (Dominancia, influencia, estabilidad y cumplimiento). Con ello DISC crea un estilo de comportamiento y define: cuál es la mejor forma de comunicarse con cada estilo, qué motivaciones tienen, en qué aspectos pueden destacar y mejorar, qué factores le crearán insatisfacción, y otros parámetros que ayudarán a gestionar, empatizar y maximizar el desempeño de cada perfil profesional.

Herramienta DISC para la gestión de equipos

 

Además, como Ana explica en el vídeo, si aplicamos esta herramienta a la gestión de los clientes esto nos permitirá ser más eficientes en su satisfacción.