Los últimos años han supuesto una revolución para el entorno laboral. Es posible que tu empresa te haya dado la posibilidad de combinar los días de oficina con algunas jornadas de teletrabajo, o que ya haga meses que no acudes al despacho presencialmente. En ese caso, puede que estés encantado de poder conciliar tu vida personal con la laboral, de no perder horas de transporte y de ahorrar algo de gasolina.

Pero también es probable que empieces a echar de menos el contacto con los compañeros o las charlas informales a la hora del café. Es innegable que el teletrabajo nos aporta muchos beneficios, pero también puede acarrear algunas dificultades.

Uno de los grandes retos a los que se tiene que enfrentar un equipo híbrido, en el que algunos trabajan en remoto y otros de forma presencial, es conseguir que todos tengan las mismas oportunidades para desarrollar su trabajo en condiciones óptimas y mostrar su valía. Las personas que tengan mayores competencias para funcionar en el entorno híbrido pueden adquirir ventajas respecto a sus compañeros.

Tal y como explica este artículo del Harvard Business Review, estar en la oficina supone tener acceso a mejores instalaciones y dispositivos, y los empleados pueden recibir información de manera más inmediata, directa e informal. Es más, al compartir oficina, su trabajo es más visible.

Que no peligre la interacción social

Las personas que trabajan desde casa pueden sentir que carecen de relaciones personales con sus compañeros y que se encuentran aislados del resto del equipo. Esto, además de reducir el rendimiento en algunos casos, lleva a una falta de motivación y sentido de pertenencia en la empresa. Y un clima de bienestar es clave para que el trabajo fluya y la empresa prospere.

Hay que tener en cuenta que el entorno híbrido requiere unas competencias o habilidades específicas y no todos los miembros del equipo estarán igual de preparados. Más allá de las videollamadas, los calendarios digitales o las salas de chat, el teletrabajo también necesita que las personas sean capaces de socializar y comunicarse en un entorno digital. Para las nuevas generaciones, esta puede ser una acción completamente natural, pero para otros puede suponer un gran reto. Por eso, es importante habilitar espacios online para tener encuentros más informales con los compañeros. 

Como te contamos hace unas semanas en este artículo, estas son algunas de las ideas que más nos gustan para ofrecer oportunidades de socialización:

  • Organiza actividades para conocer a los compañeros fuera del entorno laboral. Es especialmente importante en el caso de que el equipo tenga nuevas incorporaciones o miembros de distintos países o culturas. Uno de los ejemplos que más nos gusta es la iniciativa #SabadellYoungTalent, del Banco Sabadell, en el que los nuevos compañeros han disfrutado de una acogida virtual en la empresa para facilitar las relaciones con el resto y la acogida en su nuevo espacio de trabajo.
  • Crea espacios digitales para tener encuentros informales, como una sala de café en la nube o una videollamada los lunes para hablar del fin de semana. También hay que pensar cada cuánto tiempo conviene organizar este tipo de reuniones, para que se mantengan a lo largo del tiempo.
  • Asegúrate de mantener las relaciones a través de canales alternativos, como un grupo de chat en el que se pueda hablar de temas no relacionados con el trabajo y se pueda conocer la cara más humana del resto de compañeros.

personas señalando un ordenador

 

Posibles problemas en un equipo de trabajo híbrido

Aprender a gestionar los equipos híbridos es clave para la llamada nueva normalidad. Si no se adoptan las medidas necesarias, el trabajo en remoto puede causar los siguientes problemas:

  • Fatiga, especialmente digital: al pasar tantas horas delante de la pantalla, la sensación de cansancio aumenta y la atención disminuye. Además, al encontrarse fuera de la oficina, existe el riesgo de trabajar en exceso, ya que es más difícil establecer los límites entre la vida laboral y personal.
  • La multitarea: aunque algunos la defiendan como la cúspide de la productividad, en realidad acarrea una falta de concentración y eficacia. 
  • La desconexión con el resto del equipo y la pérdida de relación. Si no se mantiene el trato personal con los compañeros, se puede perder la motivación y las ganas de trabajar, lo que puede llevar también a una bajada en la productividad.
  • Estrés: a consecuencia de los problemas anteriores, la sensación de agobio por la carga de trabajo y la falta de apoyos en el equipo pueden llevar a un estado de ansiedad.

Estas dificultades se agravan si se combinan husos horarios, idiomas o culturas diferentes, ya que habrá que hacer un esfuerzo extra para fomentar la buena comunicación y el compañerismo.

Lidera equipos híbridos de forma satisfactoria (y justa)

Harvard Business Review recomienda crear un mapa o esquema para ubicar a todas las personas: quién trabaja dónde y cuándo. Este primer paso es importante para que todos seamos conscientes de la aportación del resto, incluso si no los vemos frente al ordenador de la mesa de al lado en la oficina.

El segundo paso consiste en diseñar estrategias para tratar de apoyar a las personas que teletrabajen. En algunos casos, esto puede suponer ayudas para asegurar un buen equipo técnico, como puede ser un ordenador de trabajo o una red inalámbrica mejor. 

También hay que asegurarse de que estas personas tengan las mismas oportunidades para expresar sus opiniones e ideas que quienes están en la oficina. Para solventar lo que, desde Barna Consulting Group, hemos llamado “trabajadores burbuja”, se pueden habilitar espacios comunes en la red para que todo el equipo comparta momentos informales, como la pausa de media mañana para el café.

Finalmente, no hay que olvidar una buena comunicación: tenemos que escuchar a los compañeros para saber qué es lo que necesitan para desarrollar su trabajo y potencial en la modalidad, presencial o remota, que les corresponda. Solo así conseguiremos que el equipo esté unido y que nuestra empresa triunfe. ¡Toma el control de tus equipos híbridos y haz que tu empresa prospere! Con la ayuda de estos consejos, ¡tú también puedes conseguirlo!